Mientras la crisis por el COVID-19 continúa creciendo, sabemos que el miedo, la incertidumbre y la amenaza de pérdida están impactando a muchos de nosotros. En la ACLU de Luisiana estamos comprometidos a ser un recurso para todos los luisianos durante estos difíciles momentos. Como siempre, prometemos defender los derechos civiles y las libertades de todos los luisianos, especialmente lo derechos de los condenados, desfavorecidos y vulnerables.

En respuesta a la pandemia, pedimos la liberación inmediata de los solicitantes de asilo y cualquiera que esté en la cárcel por no poder pagar una fianza; así como audiencias de libertad condicional aceleradas para personas de edad avanzada que estén en prisión. También hemos dado la voz de alarma en cuanto a las medidas contenidas en la orden ejecutiva del gobernador John Bel Edwards, que suspendería los plazos legales para que los fiscales de distrito presenten cargos contra las personas que están detenidas en la cárcel.

Durante todo el proceso, vigilaremos activamente los intentos de infringir innecesariamente las libertades civiles y trabajaremos las 24 horas del día para mantener a nuestra comunidad segura y libre durante esta difícil situación.

Aquí encontrará información sobre la respuesta de la ACLU a COVID-19, incluyendo noticias actualizadas, publicaciones en blogs, directrices y cartas a funcionarios públicos, así como otros recursos. Por encima de todo, la ACLU de Luisiana cree:

  • Cualquier respuesta al coronavirus debe basarse en la ciencia y la salud pública y no ser politizada. 
  • Cualquier plan de respuesta debe proteger la salud, la seguridad y las libertades civiles de todos.
  • Los dirigentes de los Estados deberían fomentar en la medida de lo posible el cumplimiento voluntario de las medidas de autoaislamiento.
  • Si los líderes quieren ser eficaces en la limitación de la transmisión del coronavirus, tendrán que prestar especial atención a las personas más vulnerables de nuestra sociedad

Las personas encarceladas
Las personas encarceladas son muy vulnerables a los brotes de enfermedades contagiosas. Las fuerzas del orden estatales y locales, incluidos el fiscal general, los fiscales de distrito y la policía local, deberían reducir el número de personas bajo custodia del Estado a fin de evitar que el virus entre en una prisión o cárcel.

Inmigrantes
Nadie debe tener miedo de buscar atención médica por temor a la aplicación de la ley de inmigración. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha declarado que no lleva a cabo operaciones de control en instalaciones médicas, salvo en circunstancias extraordinarias. Además, el ICE debe detener las detenciones de inmigración para limitar la propagación del virus en las cárceles y centros de detención y para limitar las dificultades que el virus causa a las comunidades de inmigrantes. La ACLU de Luisiana también ha pedido la inmediata libertad condicional humanitaria para los solicitantes de asilo y refugiados detenidos. 

A fin de alentar a todas las personas a cooperar con los funcionarios de salud y los lineamientos de salud pública, el gobierno y los empleadores deben asegurarse de que las personas estén protegidas contra la pérdida del empleo y las dificultades económicas. El gobierno y los empleadores deben proporcionar protección social y económica, incluyendo fuertes políticas de licencias médicas y familiares remuneradas y apoyo al ingreso.


 

1. Actions

2. Press releases

Q.Press releases

3. Letters

4. Blog Posts

5. Legal Actions

6. Community Resources

7. Videos and Media